Justicia

«Días de dolor», padre de joven desaparecido narra la angustia de no saber nada de su hijo

“Jamás me imaginé tener a mi hijo desaparecido. Es el peor de los tormentos”, estas fueron las palabras expresadas por el padre de Anaury Misael Castillo Lara, un joven de 21 años de edad, quien se encuentra desaparecido desde hace dos meses y siete días.

Los días para este padre se han convertido solo en números. Desde la desaparición de su hijo, Mateo Castillo Rincón, cuenta los días en los que aún no sabe del paradero de Anaury Castillo.

“Mi mayor temor es que nunca aparezca”, expresó el padre con gran pesar. Sus palabras reflejaron la angustia, dolor y desesperación que supone la pérdida de un familiar.

En este tiempo de pandemia, debido al COVID-19, sostiene que durante la búsqueda activa de su hijo se le ha olvidado que el país se encuentra sumergido en estrictas medidas sanitarias, y que el salir de casa, día tras día, podría suponer para él un riesgo de contagio.

Su ansia es poder dar con el paradero de su hijo, sin importar que salir de casa signifique arriesgar su salud. Solo desea tener entre sus brazos a su segundo hijo y que la tranquilidad vuelva a reinar en su hogar.

“Estamos muy preocupados por él, ya que al momento de su desaparición estaba medicándose para conciliar el sueño, y la falta de estos medicamentos provocan abstinencia”, manifestó el padre con inquietud.

Mateo Castillo declaró que desde el momento de su desaparición distintas personas se han comunicado con él y sus familiares para informar sobre el paradero de Anaury, sin embargo, nunca pudieron comprobar que se tratara de él.

“Muchísimas personas han llamado para informar de su paradero desde el Parque del Este, Faro a Colón, Los Mina, Ensanche Ozama, Ciudad Juan Bosch, Club de Aduanas, Herrera, Kilómetro 9 de la autopista Duarte, Villa Duarte y Bonao, pero en ningún caso pudimos comprobar que se tratara de mi hijo”, especificó.

Dijo que solo una cámara de seguridad de la bomba Sigma, próximo a su residencia, logró capturarlo en la madrugada del 22 de mayo. Sin embargo, no volvió a ser capturado por otras cámaras.

“Las últimas informaciones las recibimos de varias personas que nos llamaron para decirnos que lo vieron en una farmacia de Piedra Blanca, de Bonao. Fuimos temprano hasta allá, pero era otra persona”, señaló el padre.

Luego de estos dos meses, especifica que ya no salen todos los días. Ahora se dirigen a los lugares en los que le avisan de su paradero. Luego proceden a poner afiches y a solicitar a la Policía Nacional revisar las cámaras de monitoreo del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1.

Desde su desaparición grupos de amigos y compañeros de estudios se han encargado de difundir esta información en las redes sociales.

Mateo Castillo comunicó que están ofreciendo una recompensa de 50,000 pesos a quien dé con su paradero.

Los números de contacto son 829-568-7578 y 809-843-1662 para comunicarse vía WhatsApp.

Fuente: N Digital

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba