Opinión

Entre la libertad individual y sus límites

La libertad ha sido una aspiración de la humanidad de siempre, y es un valor que se ha venido apreciando de siglo en siglo, que junto a la seguridad es la que ha presentado un mundo donde las sociedades han encontrado un equilibrio y armonía para desarrollar la convivencia construyendo una vida con deberes y derechos para todos.

La historia ha escrito muchas páginas sobre la libertad y son muchos los que han derramado su sangre en todos los años de vida de los humanos sobre la tierra para alcanzar la libertad que hoy disfrutamos, pero esa libertad social colectiva difiere en distintas épocas y cultura, y ha venido desarrollándose según las circunstancias imperantes del momento y el entorno.

A pesar del tiempo de la humanidad la cultura se viene desarrollando con mayor presencia en el siglo 18, donde fue impuesta por los grupos dominantes y creando sus identidad, lo que hoy difiere mucho con el dominio de la globalización donde poco a poco va desapareciendo la diferencia marcada que teníamos entre razas cultura y pueblo, y hoy es parte de las corporaciones dominantes donde imponen a través de la oferta una colección de normas convertida en un gran negocio, que integró esa libertad de compra, consumo y tira en un gran negocio.

Pero además de ello la cultura está amenazada por esa libertad individual, donde las personas no tienen límite y traspasan las fronteras donde la libertad pone en riesgo la seguridad, buscando la extravagancia que en muchos países ofrecen los derechos fundamentales del individuo. Escuchando al profesor Javier Goma, en una conversación con el Prof. Bauman decía entre otras cosas que: Vivimos un momento en la ampliación subjetiva de la libertad a llegado a un máximo y la moral pendiente es no seguir ampliando la esfera de la libertad individual si no acordar las reglas, los usos para llegar a un empleo virtuoso responsables de esos usos de la garantía ampliada o sea una reapropiación de los límites.

Su libertad individual no puedes poner en riesgo la libertad del grupo o comunidad donde usted convive. Por ejemplo, una distinguida profesora y directora de un colegio me acusó por twitter de acosador sexual, simplemente porque no le gusto un comentario político que hice, sin que la señora me conociera, y otra asegurar lo mismo. Pues esa libertad de expresión lesiona mi seguridad tal vez sin ella ni siquiera saber los límites y peor aún mi reacción que podría poner en peligro su seguridad.

La libertad individual que abusamos en las redes sociales, lesiona la seguridad de la sociedad, pero desacredita un medio que usamos para fines más nobles que desacreditar y violar la moral de otras personas, y pone en ascua a las autoridades que necesariamente tendrán que ir poniendo controles que a la vez vulneran la libertad, y ese es el riesgo que corremos de afectar rompiendo ese equilibrio y armonía que debe tener la libertad con la seguridad. Nadie puede tener y usar una identidad libre de ofender y poner en riesgo la comunidad, y es por lo que entiendo que debe haber un poco más de información sobre los derechos y deberes de los internautas.

Tenemos una cultura, y lo interesante es que debemos no consumir la cultura, y aprovechar sólo lo que individualmente me encaja en mi valores e intereses, es ir creando y renovando la cultura que vaya sirviendo para la inclusión y crecimiento del ser humano donde podamos contribuir a crear comunidad proactiva dinámica social en que las acciones del individuo estén siempre orientada a enriquecer su entorno para beneficio común.

Por: Osiris Mota

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba