Opinión

No todo quedo mal, porque muchas cosas, quedaron peor

Prueba palmaria, de que a medida que se comienza a perder la sensatez por presentarse o supuestamente poseer una determinada guapeza y que  esta se va convirtiendo  en una imprudencia criminal, lo constituye, como una analogía perfecta de una realidad, el comportamiento desmesurado, abusivo, corrupto e indolente, de las ¿“autoridades salientes”? si, así entre interrogantes y paréntesis, porque hasta que no pase el tiempo y se vean los resultados de las “negociaciones”, no se sabrá si en realidad dejaron de serlo o su influencia incidirá  grandemente en muchas decisiones.

Lo que sí sabemos es que el día de hoy será uno especial y que, de alguna manera, influirá por siempre en el futuro de este pueblo. Muchos sentirán un terror que no pasará por lo menos en los próximos tres meses y desde ya, se les notará las noches sin dormir y el terror que les causa el timbrar del teléfono, aunque estén en sus columbarios, que ya no les parecerá tan hermoso y acogedor. En tanto, otros muchos celebrarán y otros maldecirán por estar o no en el globo protector del Estado y sus dependencias. En tanto, otros solo observaremos, imbuidos de un sentimiento esperanzador de que esta tragedia que acabamos de pasar, termina y los culpables de nuestros padecimientos y abusos, lograremos verlos –en lo que el saliente Procurador-, ha definido, como una cárcel digna y lo mejor de esta empobrecida América.

Creemos firmemente, que el accionar, cual si fueran islas de poder independientes, de la mayoría de los funcionarios salientes, no se repita. Las indelicadezas, camufladas en acciones cívicas, sin ton ni son, solo con el propósito de buscar nombradía y falsos liderazgos, simplemente no pueden continuar, porque para llevar a cabo las mismas y en los lugares que se necesiten, solo debe existir y existe un organismo que canalice las mismas de acuerdo a las necesidades.

Hasta las Fuerzas Armadas han participado de manera descarada en este tipo de acción, lideradas en muchas ocasiones, desde el famoso y desacreditado Cuerpo de Ayudantes Militares, que descaradamente se han dirigido a sus pueblos natales para demostrar su “Poder” y liderazgo. Siquiera valdría la pena enunciar la cantidad de dinero del erario, dilapidado en este tipo de acción, por parte, -prácticamente-, de todos los funcionarios del gobierno saliente.

Lo peor vendría a ser, que se les permita a las bocinas continuar con sus sucios negocios y la alabanza a funcionarios corruptos; la justificación descarada de acciones indelicadas que de una u otra manera implican corrupción, ya que se hacen uso de recursos, amparados en reglamentos y otras sandeces como los llamados Consejos de Administración -que en la mayoría de los casos son solo botellas- para justificar las indelicadezas de algún funcionario complaciente.

Pero no vaya a pensar, algún mal pensado, que me estoy refiriendo al último hecho por la Refinería de Petróleo, -aunque la realidad no sé- si fue el organismo o una acción de su “Presidente”, no necesariamente para elevar su ego, que de por sí no puede crecer más, sino, una muestra descarada del uso abusivo de los dineros que se pueden redirigir a fines que vayan acorde con las funciones de ese organismo.

Y no necesitamos, por igual, enumerar más instituciones, ya que sería una redundancia. Y, para los que tengan dudas o elucubren de más, solo debemos pensar que acciones como estás, usurpan las funciones de otros y esto, lo hicieron una costumbre. No decimos con esto, que la cuestión de las canciones grabadas y ´´donadas´´ no posean un valor cultural y hasta de nacionalidad si se quiere pero, ¿acaso no existe un Ministerio de Cultura y otros tantos relacionados con este tema?

Bueno, vamos a ver si al final, terminamos todos felices, con un gobierno unitario y un Jefe que disponga, sin rencores, como un buen Padre preocupado por el bienestar de sus protegidos, que en este caso, somos todos. ¡Sí señor!

Por: Rafael Ramírez Ferreira

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba