Opinión

Una reflexión

El pianista y compositor austro-húngaro Franz Liszt planteó en una ocasión la necesidad de que “tratemos de ver con el corazón”.

Sin lugar a dudas, se trata de una afirmación de gran altura espiritual, en vista de que son, justamente, los sentimientos los que verdaderamente importan; a través de ellos se enaltecen las virtudes de la humanidad.

En El Principito, la conocida obra de Antoine de Saint-Exupéry, se afirma que “solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible para los ojos”.

Por:  Luis García

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba