Opinión

Administración pública vs. privada

El éxito de las empresas o instituciones, generalmente son el resultado de la implementación de una buena dirección sobre objetivos diseñados con determinación en su planeación estratégica con una visión sistemática en sus estados futuros deseados por la organización y su intervención dentro y fuera para lograrlos.

La buena administración debe saber y conocer su mercado y sus clientes para cumplir de la mejor manera sus necesidades y deseos, y para no perder el rumbo, planea ejecuta y controla sus estrategias, lo que le permitirá cumplir con los objetivos de ofrecer buenos salarios a sus empleados y buenos productos o servicios a sus clientes mientras tienes excedentes para sus inversionistas.

Haciendo una comparación, un partido tiene militantes, seguidores, votantes, etc. Tiene un plan estratégico para conquistar el gobierno. Y como debe tener vocación de poder, sabe que para mantenerse tiene que dirigir un país con pocos recursos y más necesidades, siendo la mayor empresa que espera ser dirigida con éxito de dar los mejores servicios, construyendo y garantizando una democracia que permita a la población, equilibrio con armonía y paz productiva.

Eso no es posible, si al igual que la empresa no diseña cada año su planeación estratégica a largo y corto plazo, la implementa pero también la evalúa y hace los ajustes convenientes, y este proceso debe ser constante e integral entre todos los componentes del gobierno, o sea, entre todos los ministerios y direcciones con responsabilidades ante la población que pasan a ser sus clientes.

Una gran empresa necesita producir bienes y /o servicios para ofertar, lo que requiere una estructura física con maquinarias y materiales, y con el elemento más importante que son sus gentes organizadas y capaces, que vendan los servicios y /o bienes que ya fueron producidos, por otro dpto. que requerirán de otras personas que compran las materias, provisiones y enseres que requerirá, como también de otros que se dediquen a satisfacer las necesidades de los empleados y funcionarios etc.

Que hacen labores en todos los demás dptos. de la empresa. O sea, es un engranaje complejo que debe funcionar y estar enganchado como una cadena, que será tan fuerte como su eslabón más débil.

Realmente dirigir una empresa es algo simple si lo comparamos con la gran complejidad de un Estado, donde convergen muchos intereses que presionaran por llevarse la atención de los ejecutivos principales precisamente lo que hace más urgente, vital y obligatorio, hacer la planeación estratégica eficiente y efectiva para lograr con la menor cantidad de recursos, resolver las necesidades de los ciudadanos.

Si una empresa quiere ser exitosa, necesitará llevar paso a paso su planeación, ejecución y control de sus actividades constantes sin perder de vista su rumbo.

En cuanto al Estado deben imaginarse cuán compleja es la dirección del Estado con toda la diferencias y operatividad de los poderes que interactúan entre todos para mantener la dirección armoniosa de la sociedad y lograr la buena dirección y el mantenimiento del gobierno. Al igual que la empresa, el gobierno hace su análisis FODA, solo que las debilidades y fortaleza en la empresa son internas y amenazas y oportunidades externas, en el gobierno, son áreas de conflicto que se dan dentro y fuera de su entorno.

Las decisiones en la empresa la toman reducido grupo y son de fácil implementación hacia el tejido organizacional, y las medidas son inmediatas como también los cambios de procesos, etc. Situación que se torna más compleja en la dirección de un Estado que tiene regulaciones que no siempre son amigable con las soluciones y presiones de los diferentes sectores que en lo general conllevan conflictos de intereses.

En la empresa privada los objetivos son de orden económico, y en el Estado son de orden sociales.

Otra diferencia con la que el gobierno debe enfrentarse es que los intereses del público, de la sociedad no son homogéneas, como son las necesidades que una empresa tiene en su visor satisfacer, como por ejemplo si doy el servicio de transporte, ya se que quiere todo el que solicita mi servicio, o si produzco ropa para bebe.

En el caso de un ayuntamiento, mi público al que debo satisfacer tiene un abanico de necesidades muy diversas y diferentes por barrios, sin contar con los recursos, a diferencia de la empresa.

Aquí el gran problema es que las organizaciones políticas no tienen el fin en mente, y se preparan para conquistar el gobierno, pero no para administrarlo debidamente que le garantice, contar con los recursos y el talento necesario para cumplir con los objetivos y promesas propuestas en sus programas.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba