Opinión

¿Clases? ¡Ni locos!

La posposición de clases por alguna situación imprevista o irremediable no es algo nuevo. En 1965 recuerdo que el colegio al que asistíamos mis hermanos menores y yo, que estaba donde hoy está el Teatro Nacional, interrumpió el año lectivo por la revolución.

Faltaba poco para terminar pues la guerra civil comenzó en abril. Cuando regresamos a clases, ya era casi octubre, mes para comenzar el curso siguiente. Había marines americanos en los techos y todo el perímetro del colegio, quizás por la vecindad con la embajada estadounidense o porque asistían hijos de diplomáticos.

Ese año las vacaciones de verano las tomamos anticipadamente y al terminar el curso en pocos días seguimos recibiendo clases. Ahora que el tema es el Covid-19, más letal que balas perdidas, no entiendo bien por qué hay tanta incomprensión. La vida y salud de niños y maestros no merece arriesgarse estúpidamente.

Durante tres o cuatro milenios la humanidad ha debido atravesar crisis adaptándose. ¿Es que hoy hay menos capacidad de aguante? ¡Cuántas lecciones nos falta aprender!

José Báez Guerrero

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba